Muere su hija por violencia de género y le quitan la custodia de su nieta

El año 2016 está siendo especialmente dramático en violencia de género. En lo que llevamos de año se ha doblado el número de mujeres asesinadas por sus parejas. Además de las familias rotas, víctimas también de la violencia machista.

Este es el caso de una familia en Orihuela, Alicante. Maruja Cuenca perdió a su hija hace dos años por culpa del maltratador de su marido y desde entonces lucha por la custodia de su nieta, quien vive con ella desde que murió su madre.

Tanto la abuela como la familia paterna solicitan la custodia de la niña de cuatro años y medio, por lo que la Consellería de Valencia ha decidido llevar a la menor a una casa de acogida. El juez considera en el informe social que Maruja no tiene los recursos suficientes para mantenerla, después de que a la niña no le haya faltado de nada desde que su madre murió.

Esta decisión se dictaminó el paso mes de mayo, pero no se ha ejecutado hasta este domingo, cuando en el Punto de Encuentro Familiar los servicios sociales le arrebataron a la niña. La abuela declara que no sabe nada desde que se la llevaron y que su familia de acogida no le permite ver a su nieta.

La situación de Maruja no ha pasado desapercibida para sus vecinos y ayer por la tarde medio centenar de personas mostraron su solidaridad con la causa. Para ello, iniciaron una marcha con el objetivo de unir sus voces por la custodia a favor de Maruja. La marcha partió desde el Ayuntamiento hacia la Glorieta, donde se sumaron familiares, amigos y vecinos que defienden que lo mejor para la niña es que esté con su abuela, quien la ama con locura y no con una familia que no conoce.

Maruja defiende que sí está capacitada para cuidar a su nieta y que no es la primera mujer de sesenta años que está a cargo de niños. En cuanto a los ingresos defiende que tiene un sueldo decente de limpiadora y que cuenta además con la pensión de viuda. También añadió a la cuestión en contra del informe social sobre su domicilio que ella vive sola y que en el momento que vinieron estaban sus hijos, pero que estos tienen su vida.

La familia ha iniciado una recogida de firmas y seguirá luchando hasta que su nieta regrese a casa.

Fuente: Guiaong