Asociaciones y sindicatos exigen derogar la ley de custodia compartida impuesta

En total 9 organizaciones son las firmantes de una petición para derogar la custodia compartida impuesta, tal y como manifestaron ayer en la rueda de prensa en Valencia. Las asociaciones Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Valencia, la Federació de Dones Progressistes de la Comunitat Valenciana, la Coordinadora valenciana de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, la Associació per la Coeducació, la Asociación Profesional de Agentes de Igualdad de Oportunidades IOCOVA, la Asociación de Mujeres Consumidoras AITANA y el Cercle Feminista; junto a los sindicatos CCOO-PV y UTG-PV.

La petición se centra especialmente en solicitar la derogación de la Ley valenciana 5/2011, que consideran perniciosa y califican de “violencia institucional añadida”. Las asociaciones han señalado que esta es “una normativa que no ha proporcionado soluciones sino más bien ha aumentado los conflictos y dificultades cuando los progenitores deciden separarse, divorciarse o pedir la nulidad”, por lo que piden su derogación.
Con este fin, han solicitado reunirse los próximos días con la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas; Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas declaraba hace unas semanas lo perjudicial de la custodia compartida, que “si es impuesta es una herramienta más de los maltratadores para seguir controlando la vida de las mujeres”.

Argumentos contra la custodia compartida impuesta

Entre los argumentos esgrimidos por las asociaciones para reclamar la derogación de la ley valenciana se encuentran que, al imponer la custodia compartida cuando no hay acuerdo entre progenitores no se preserva el interés de los y las menores, lo que está incrementando la litigiosidad y conflictividad.

“La que denominamos CUSTODIA REPARTIDA asimila a los hijos e hijas con el patrimonio a repartir en la liquidación de los bienes”, dicen desde las asociaciones.

“También está el falso debate de la Igualdad: los y las menores no son un instrumento para la igualdad de sexos y su custodia no puede enfocarse como factor de conciliación. Imponer la Custodia Compartida puede suponer una violencia institucional agregada en casos de violencia de género”.

Fuente: La Tribuna Feminista