Pérez del Campo: “Es un disparate que las víctimas de violencia machista acudan a hoteles en lugar de centros de acogida”

11 mayo, 2020

FUENTE: Público / GUILLERMO MARTÍNEZ

La entidad decana en España de los centros de acogida para mujeres maltratadas critica la idea de que las víctimas acudan a un hotel durante el estado de alarma. El Ministerio de Igualdad no valora la situación, ya que las competencias recaen en las comunidades autónomas.

Hay declaraciones que se pasan por alto. Se escribe un titular, algunas palabras textuales y a los pocos minutos el texto empieza a engrosar la abultada hemeroteca de un medio que trabaja a contrarreloj y de forma frenética. Existe la posibilidad de saber quién ha dicho qué, pero falta el recorrido posterior.

Ese es este caso. La ministra de Igualdad, Irene Montero, hace más de un mes que anunció la posibilidad de ingresar en habitaciones de hotel a todas aquellas mujeres que sufrieran violencia machista durante el confinamiento y encontraran todos los recursos de las comunidades autónomas al límite. ¿En qué ha quedado todo esto? ¿Es correcto que una mujer maltratada acuda a un hotel?

Ana María Pérez del Campo es la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, una entidad decana en este campo de actuación al haber impulsado, 28 años atrás, el primer centro de acogida para mujeres víctimas de violencia de género. Así explica la gravedad de la situación: “Las mujeres que ya estaban separadas de hombres violentos están recibiendo todo tipo de amenazas y no dudan en utilizar a los hijos para controlar a la madre”. El coronavirus ha dejado a la judicatura bajo mínimos, y aunque el parón no debería haber afectado a los trámites relacionados con violencia machista, “en realidad sí lo ha hecho, porque no se tramita todo lo que se presenta”, continúa la presidenta.

Recuperar la identidad de la víctima

Las cifras no dejan lugar a dudas sobre la importancia del asunto: en los cuatro primeros meses de 2020 son ya 19 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, dos de las muertes provocadas durante el confinamiento; a lo que habría que añadir el asesinato de un menor, hijo de una de las asesinadas, a manos de su padre. En este sentido, es esencial prestar una atención integral a las víctimas para “recuperar la identidad que ha perdido y evitar el contagio generacional de esa violencia transmitida a través de los roles patriarcales”, relata la presidenta de Separadas y Divorciadas. Al mismo tiempo, añade que “el mayor enemigo de la mujer es guardar silencio, pues las denuncias que se interponen no llegan al 20% de la realidad existente”.

Pérez del Campo incide en que, dada la situación, su centro de acogida en la capital está parado en lo que se refiere a ingresos, pero que las labores de atención y acompañamiento continúan. En él conviven 43 personas entre mujeres y niños, “pero estaría lleno si pudiese entrar gente nueva”, advierte la presidenta. El problema radica en que no pueden realizar las pruebas sanitarias pertinentes para saber que alguien no ha contraído el coronavirus en el exterior. Aun así, cabe recalcar que el centro ha recibido muchas llamadas de auxilio por amenazas proferidas hacia las mujeres.

Lo esencial de una atención integral, directa e inmediata

Desde la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas afirman que no han tenido ninguna noticia sobre ingresos de víctimas en hoteles, y se muestran muy críticas ante esta medida. “Es un disparate que una persona que acaba de sufrir un episodio grave de violencia de género y necesita una atención integral y directa, es decir, un programa específico diseñado para ella y sus hijos, porque no existe una mujer maltratada igual a otra, vaya a hospedarse en un hotel“, en los términos de Pérez del Campo.

Pérez del Campo se muestra “indignada” porque la ministra Montero no se haya reunido con la Federación: “Es la primera vez que un ministro tiene encomendado erradicar la violencia de género y no nos ha recibido. Nunca nos había pasado, el PP y el PSOE siempre se han sentado a hablar con nosotras; menos UP, que quiere mandar a las mujeres a un hotel”, relata la presidenta.

“Hay que estar en el poder cuando se sabe qué hacer con él, y cuando esto no ocurre hay que preguntar a las organizaciones que llevan toda la vida trabajando en la calle, en contacto directo con la realidad social que se pretende cambiar”, enfatiza la feminista ante de aseverar que “sin duda, durante estos dos meses se habría producido algún nuevo ingreso en el centro de acogida”.

Sin cifras en el Ministerio de Igualdad

Fuentes internas del Ministerio de Igualdad han afirmado a Público que no poseen datos de cuántas mujeres han acudido a los centros de acogida ni cuántas han necesitado hospedarse en un hotel y que éstas actuaciones dependen de las comunidades autónomas, que son las que tienen transferidas las competencias sobre este ámbito. “No son datos que nos pasen las comunidades autónomas de forma constante, pero cuando termine el estado de alarma llevaremos a cabo un balance de la situación”, explican desde Igualdad.

Desde el Ministerio indican que el traspaso de los 100 millones de euros presupuestados en el pacto de Estado contra la violencia de género para el año 2020 se acaba de aprobar y que las diferentes regiones podrían utilizar estos recursos económicos para orientarlos de cara a fortalecer sus sistemas de acogida para mujeres maltratadas, entre los que estarían englobados hoteles, pensiones y domicilios.

Declaración de emergencia en Madrid

En el caso concreto de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero, consejero de Políticas Sociales, en respuesta a una pregunta del grupo parlamentario socialista en la Asamblea en la que desveló algunos datos, aunque sin profundizar en ellos y dejando bastantes interrogantes abiertos. “La ocupación de los centros de acogida se ha incrementado de forma muy importante, por lo que estamos aprobando una declaración de emergencia para habilitar 15 plazas adicionales en cinco viviendas diferentes para víctimas de violencia de género y de trata”, declaró el consejero en la Cámara madrileña.

El político de Ciudadanos afirmó que la próxima semana se reuniría telemáticamente con las portavoces de los grupos de mujeres, y que el seguimiento durante el confinamiento ha continuado a través de los 54

observatorios que a nivel regional existen en la Comunidad. A su vez, recalcó que desde estos observatorios se han tramitado, en marzo, 5.835 expedientes que se encuentran activos, una cifra que asciende hasta los 6.855 en el caso de abril.

Sin saber cuántas mujeres no han podido acceder a un centro de acogida de la Comunidad de Madrid por encontrarse al límite, si esas mujeres han sido derivadas a uno de los hoteles abiertos durante el estado de alarma y cuál ha sido la atención que han recibido en estos lugares, la Consejería prefiere no aportar más información que la ofrecida públicamente por Reyero, aunque indican que se ampliará próximamente en una comisión de la Asamblea en la que se valorará esta situación.