Manifestación virtual contra la sentencia del caso conocido como “La manada del Arandina”

24 marzo, 2020

Estos días, abrumadas y ocupadas con la epidemia del COVID-19, nos organizamos virtualmente para manifestar nuestro malestar contra la sentencia del caso conocido como “La manada del Arandina” por la que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) nos retrotrae a la primera sentencia de La Manada, en la cual se utilizan argumentos que difícilmente se pueden calificar de jurídicos y objetivos.


¡Apoya la iniciativa con tu firma y muestra tu malestar! http://chng.it/cTN7jnvMZs

La  sentencia del TSJCyL da un vuelco sobre la condena de casi 38 años de cárcel que pedía la Audiencia Provincial de Burgos por considerar este tribunal de CyL no probada la existencia de intimidación y apreciar contradicciones en las declaraciones de la menor. Considera que la joven es creíble en cuanto a los hechos ocurridos, pero “no en cuanto a la forma en que se produjeron”.

Recogemos diferentes testimonios de expertas a continuación. El primero fue publicado en Público (18/03/2020): “la sentencia sobre la Arandina supone una vuelta atrás 30 años”, según responsables de la Asociación Clara Campoamor, que presento acusación particular en el juicio. Para llegar al fallo, el TSJCyL, en opinión de las juristas consultadas, refiere un relato estereotipado de las mujeres y contrario a la Jurisprudencia del Tribunal Supremo y a los tratados internacionales en materia de derechos de las niñas y mujeres firmados por España.

Lo que viene a decir la sentencia, en opinión de Blanca Ruiz, presidenta de la Asociación Clara Campoamor, es “que se pueden juntar tres o cuatro bestias, llevar a una casa a una menor de edad, violarla entre todos y que no pase nada. La ley de protección a la infancia, como el Código Penal, establecen que no hay consentimiento hasta los 16 años. Si no hay consentimiento, es violación o abuso”.

En la misma línea, Altamira Gonzalo, vicepresidenta de Themis, afirma en Infolibre (19/03/2020) que “esta sentencia es el paradigma de la justicia patriarcal (…). Se salta el Código Penal y la jurisprudencia del Tribunal Supremo para absolver a uno de ellos y rebajar las penas a los otros dos (…). La diferencia que hay entre una niña de 15 años y un hombre de 24 es un abismo a esas edades (…). La sentencia es un tratado de jurisprudencia machista (…). Espera sea revocado por el Tribunal Supremo”.

Lucía Avilés, portavoz de Mujeres Juezas de España, entre otras cosas dice que Naciones Unidas o el Consejo de Europa han pedido en diferentes ocasiones que “no se juzgue la vida de la víctima como forma de dejar atrás el mito de la violación”.

Creímos que el juicio de La Manada había supuesto un antes y un después a la hora de juzgar violaciones en grupo, pero esta sentencia ha demostrado que la Justicia para las mujeres puede dar pasos atrás.

Si no estuviéramos confinadas en casa o tuviésemos limitados los movimientos por el Estado de Alarma, seguro que inundaríamos las calles manifestando nuestra indignación por esta sentencia tan escandalosa. Sin embargo, no hemos de renunciar a expresarla de forma masiva.

No podemos dar NI UN PASO ATRÁS.

De hecho, PODEMOS HACER UNA MANIFESTACIÓN VIRTUAL.

Hablamos de una protesta a modo de recogida de firmas que asemeje, en la medida que las actuales circunstancias nos permiten, una manifestación virtual para protegernos ante retrocesos en nuestros derechos.