Ocho feministas históricas, en contra de la Ley Trans de Irene Montero

8 noviembre, 2020

FUENTE: EL MUNDO

Ocho históricas feministas españolas, entre ellas Amelia Valcárcel y la ex diputada socialista Ángeles Álvarez, registraron este jueves en el Congreso de los Diputados una carta abierta dirigida al Gobierno de Pedro Sánchez en la que manifiestan su rechazo al contenido de la Ley Trans que prepara el Ministerio de Igualdad de Irene Montero.

Las firmantes consideran que lo que pretende este proyecto normativo «es un imposible: la autodeterminación del sexo» y piden que se abra, con carácter «urgente», un «debate amplio y veraz sobre los términos y supuestos que contendría una ley de esa naturaleza».

«Estamos ante una situación grave que sin duda compromete a nuestra juventud y a las generaciones futuras», concluyen.

Esta reacción se produce después de que el pasado viernes la ministra Irene Montero activara el periodo de consulta pública previo al proyecto de ley de igualdad plena y efectiva de las personas trans, que estará abierto hasta el 18 de noviembre.

La norma contempla novedades tan polémicas como la «autodeterminación de género», que implica que para cambiar de sexo en el DNI bastará con que una persona manifieste que su identidad de género no se corresponde con el sexo que se le asignó al nacer, lo que se denomina «declaración de la propia identidad sentida».

«Si bien la sexualidad está influida por la cultura, no podemos negar que el sexo es un dato objetivo en sus aspectos genético, gonadal, hormonal, anatómico y genital. No puede hablarse de “autodeterminación del sexo” como ejercicio de la libre voluntad», replican las firmantes, que añaden que «pretender que el ser mujer u hombre es una mera elección desdibuja la realidad material del sexo, justo aquello que determina el género en que se nos socializa».

Las firmantes –Laura Freixas, Marina Gilabert, Alicia Miyares, Rosa María Rodríguez Magda, Victoria Sendón de León y Juana Serna, además de las ya citadas Ángeles Álvarez y Amelia Valcárcel- estiman que «negar la relevancia del sexo y encaminarnos hacia una supuesta autodeterminación de éste según el género elegido, colisiona con las leyes de igualdad y de violencia de género, y condiciona aspectos y olvidos en las leyes de libertad sexual o de protección de la infancia, como algunos y algunas juristas vienen apuntando».

SIN INFORME

Otro de los puntos más polémicos de la Ley Trans que preparara el ministerio de Igualdad de Irene Montero es permitir el cambio de sexo en el Registro Civil sin la necesidad de aportar un informe médico o psicológico que acredite «disforia de género», como se requiere hasta ahora, y sin haber seguido un tratamiento hormonal durante al menos dos años para acondicionar las características físicas, que también es obligatorio.

«Creemos, además, necesario un acompañamiento psicológico a las y los menores disidentes de la normativa de género, que contemple acciones de apoyo y autoafirmación, sin necesidad de etiquetarlos previamente como «niños/niñas trans» y encaminarlos hacia los bloqueadores de pubertad», recoge la carta enviada por estas ocho reconocidas feministas al Gobierno.

«Es preciso investigar los efectos a largo plazo de la hormonación y medicalización, así como prever un posible cambio de parecer en el futuro, con el añadido de la imposibilidad de revertir acciones quirúrgicas y hormonales agresivas», añaden.

«Todo lo que venimos señalando constituye un debate trascendental, ético y político, que no se puede hurtar a la opinión pública porque tiene graves consecuencias prácticas. El debate debe de ser amplio, profundo, abierto y multidisciplinar. No queremos dar pasos en falso que en realidad ponen en peligro la garantía de los derechos LGTBI. El respeto a la diversidad sexual no implica olvidar nociones jurídicas elementales o vulnerar derechos reconocidos», dicen en el escrito, donde reclaman al Gobierno «una reflexión seria».