¿Están gestionando mejor la crisis del coronavirus los países gobernados por mujeres?

10 mayo, 2020

FUENTE: 20 Minutos

Islandia, Taiwán, Noruega, Alemania, Dinamarca, Nueva Zelanda…. Todos estos países tienen dos cosas en común: destacan por la gestión que han hecho de la crisis del coronavirus y están liderados por mujeres.La participación femenina en política sitúa a España entre los diez países más avanzados en paridad de género

Con estrategias distintas de contención del virus -como una prevención temprana, la realización de pruebas exhaustivas o una comunicación efectiva y transparente-, ponen en relieve algunos de los pocos países del mundo cuyos líderes son mujeres (menos del 7% de los líderes mundiales son mujeres), que presentan cifras de contagios y muertos menores, y que incluso algunos ya están empezando a restaurar la normalidad en sus ciudades.

Si bien este hecho no implica que los gobiernos predominantemente masculinos gestionen peor la crisis sanitaria, cabe destacar que son pocos los países gobernados por mujeres cuyas medidas no estén siendo efectivas para controlar la emergencia. “Creo que aún no está claro si realmente marcan la diferencia”, afirma la politóloga Silvia Claveria a 20minutos, asegurando que debería hacerse un análisis profundo y que, si se amplía el espectro y se compara con las 60 democracias más avanzadas, “tampoco hay tanta diferencia entre hombres y mujeres”.

No obstante, la actual investigadora de la Universidad Carlos III, especializada en estudios de género, élites políticas y comportamiento electoral, señala que las mujeres que llegan a posiciones de poder suelen estar sobre cualificadas, porque tienen que superar muchas más barreras a la hora de alcanzar cargos importantes en política. 

Además, Claveria también asegura que las mujeres en posiciones de poder priorizan más cuestiones del estado de bienestar, pues suelen depender en mayor medida de todos los servicios que el estado ofrece (cuidado de mayores, niños, etc.), lo que hace que hace que, cuando lleguen al poder, prioricen este tipo de políticas que permiten estar más preparadas para crisis de esta envergadura social.  “Algunos estudios apuntan que, en la crisis, las mujeres líderes de empresas la superaron mucho mejor que sus homólogos masculinos, porque anteriormente habían hecho inversiones menos arriesgadas, y ahora podría estar pasando alguna cosa similar”, afirma. 

Países liderados por mujeres con una buena gestión

Un caso significativo es el de Taiwán, donde la presidenta Tsai Ing-wen decidió imponer medidas de intervención temprana y agresiva cuando empezaron a difundirse las primeras noticias del coronavirus a finales de 2019. De esta forma, empezó suspendiendo todos los vuelos extranjeros y terminó por poner en marcha un paquete de 124 medidas para evitar la propagación, sin necesidad de tener que recurrir al confinamiento. Ahora, el país insular, que podría haber sido muy vulnerable a la Covid-19 por su cercanía a China y por no ser miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), presenta sólo 430 casos confirmados y seis muertes por coronavirus e incluso ha donado diez millones de mascarillas a Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.Cuál está siendo la clave del éxito de Alemania contra la pandemia de coronavirus

En Alemania, la gestión que la cancilleraAngela Merkel está haciendo de la pandemia, está siendo valorada muy positivamente por la mayoría de los ciudadanos. Con un 30% menos de contagiados que España (166.000 confirmados y 6.993 fallecidos), el Instituto de Coordenadas atribuye el éxito alemán a la “la fortaleza y eficiencia de un modelo sanitario que ha sustentado toda la estrategia de combate del coronavirus aplicada por el gobierno alemán, con importantes recursos e inversiones previas, pero también con gran calidad en una gestión eficaz”. 

Una de las principales claves de los buenos resultados de estos países ha sido la temprana prevención y contención de la pandemia. Es el caso de Nueva Zelanda, cuya primera ministra, Jacinda Arden, impuso el aislamiento en todo el país cuando tan sólo tenían seis casos positivos confirmados y bloqueó la entrada de extranjero pocos días después. Ahora, la mandataria, que ha sido elogiada por su buena gestión de la pandemia, se plantea relajar las medidas de cuarentena parcial en el país, que acumula 1.137 casos confirmados y 20 muertos.Nueva Zelanda considera que ha ganado la “batalla” contra el coronavirus

En los países nórdicos, destaca la comunicación clara y firme de las líderes de Noruega, Dinamarca, Finlandia e Islandia, que ya están iniciando una progresiva vuelta a la normalidad. La líder más joven del mundo, Sanna Marin, primera ministra de Finlandia, tiene el apoyo mayoritario de la población por su estrategia de comunicación, basada en la transparencia y la apertura. De la misma forma, en Noruega, la reacción temprana al virus de Erna Solberg permitió una contención controlada del virus, con la aplicación, desde el principio, de medidas estrictas en el país, que actualmente cuenta con 1.904 casos positivos y 214 fallecidos. Además, la cercanía y franqueza que ha transmitido la primera ministra desde el principio de la crisis, como organizar una rueda de prensa exclusivamente para niños, le ha valido el apoyo de sus ciudadanos, sobre todo En Islandia, bajo el liderazgo de la primera ministra Katrín Jakobsdóttir, han sido determinantes las pruebas masivas y gratuitas que se han hecho en todo el país, lo que ha permitido localizar y aislar nuevos contagios.

“Hay que ir con cuidado de no considerar que lo han hecho mejor porque parezcan una ‘mamá del estado”

Respecto a la eficacia comunicativa que han transmitido muchos medios acerca de estas políticas, Silvia Claveria insiste en puntualizar que “se tiene que ir con mucho cuidado de no considerar que las presidentas mujeres lo han hecho mejor porque parezcan una ‘mamá del estado”, y recuerda que en las mujeres en política suelen valorarse “cuestiones muy  estereotípicas femeninas”, como la empatía o el aspecto físico.

“Normalmente en los países nórdicos tienen niveles de confianza entre los ciudadanos y hacia los políticos mucho mayores que España o los países del sur”, afirma la politóloga, apuntando que seguramente “ya existía esa confianza” antes de la crisis del coronavirus.

Asimismo, para poder valorar si realmente lo están haciendo mejor, también habría que analizar si se trata de algo puntual, o si las condiciones previas del país ya eran favorables. Es decir, si una líder lleva años en el país y ha invertido en sanidad, será mucho más normal que aborde la crisis con más recursos, lo que, según Claveria, se trataría de algo “más estructural que  puntual”.

Un modelo a seguir

A las barreras para acceder a puestos de poder, las mujeres políticas tienen que añadir la dificultad de romper con los prejuicios sociales que recaen sobre ellas, que aseveran que “las mujeres lo hacen peor”. “Los ciudadanos valoran mucho más negativamente a las mujeres políticas que a los hombres, por lo que las penalizan más”, afirma Claveria. De este modo, los países en los que hay una mujer en el poder, “seguramente son países con valores más igualitarios entre los ciudadanos”, asegura.

La presencia de mujeres en política tiene impactos, ya no sólo en cómo gestionan la crisis, sino también en las políticas determinadas que ponen en marcha. En España, con un gobierno prácticamente paritario, debería reflejarse en las políticas de conciliación que se adopten tras la crisis, según la profesora de la UC3M, “ahora que los niños van a ir menos al colegio, por ejemplo”. 

“Va a ir bien para que se extienda la creencia de que las mujeres también pueden tener liderazgo”

“Pero sobre todo, lo importante es que, simbólicamente, sean un modelo a seguir”, confiesa, añadiendo que, “normalmente, cuando hay mujeres en el poder, se ve como algo más cercano a las mismas ciudadanas que suelen interesarse mucho más por la política y están mucho más atentas a todo este mundo, que tal vez veían más lejano o más masculinizado”.

En definitiva, Claveria considera que si los resultados que se obtengan de estos gobiernos tras la crisis del coronavirus son positivos, “va a ir bien para que los ciudadanos, sobre todo mujeres, se acerquen a la política”, para que se extienda la creencia de que las mujeres también pueden tener liderazgo y que, realmente, se las valore igual que a los hombres.