Un dentista de Barcelona, detenido en Sudáfrica acusado de matar a sus mellizos de tres años

Mario César Deus Yela, un dentista de Barcelona de 48 años, , está en prisión preventiva en Sudáfrica acusado de matar a sus hijos mellizos de tres años durante las vacaciones de Semana Santa. La prensa sudafricana se hace eco de los detalles de un suceso que está siendo investigado por la policía.

El acusado, divorciado de su mujer Julia Engelhorn en el 2015, se desplazó al país africano para pasar tres semanas con sus hijos, tal y como establece el régimen de visitas pactado. El periódico sudafricano ‘The Star’ detalla que la muerte de los niños se produjo, presuntamente, el pasado 9 de abril en el apartamento alquilado por el odontólogo en un complejo turístico de Hout Bay, cercano a Cape Town.

Los cadáveres fueron encontrados por la madre, que acudió al apartamento, mientras el padre había ido a llevar al colegio a su tercer hijo, de 7 años. Inicialmente, el padre se marchó del lugar en el coche de su exmujer pero fue detenido poco después en la localidad de Wynberg.

Mario César Deus fue ingresado en el hospital Groote Schuur con heridas graves en el abdomen. La policía también investiga las circunstancias en las que se produjeron estas heridas, que podían ser fruto de un intento de suicidio. Su abogado, Goolam Bawa, se negó a confirmar o desmentir tal extremo.

POSIBLE ESTRANGULAMIENTO

Su delicado estado de salud ha impedido que compareciera ante el juez en varias ocasiones desde su detención, mientras estaba en el hospital bajo custodia judicial. Una vez mínimamente recuperado, el magistrado ordenó el ingreso en prisión preventiva. La investigación continúa, a la espera de los resultados de la autopsia que determinen la causa de la muerte de los niños. Fuentes policiales apuntaron que podría tratarse de un estrangulamiento.

“Es una tragedia que estos dos niños hayan perdido sus vidas, debe haber una sucesión de acontecimientos para explicar ese final”, apuntó el letrado del detenido. El abogado de la madre, Juan Smuts, explicó que su clienta, tremendamente afectada, explicó que su exmarido debía volver a España el mismo día en el que se hallaron los cadáveres. Los niños estuvieron pasando tres semanas con su padre en España la última Navidad.

Fuente: el periódico INTERNACIONAL