Muere una mujer en Almería degollada por su ex, con el que había mantenido una breve relación

La Guardia Civil encontró el cuerpo de Toñi, de 33 años, minutos después de ser alertada por vecinos que oyeron gritos en su vivienda de Huércal de Almería

El presunto homicida era compañero de trabajo de la joven y amigo de otro ex compañero sentimental, según vecinos del barrio

Otro hombre ha sido arrestado en A Coruña por apuñalar tres veces a su ex novia

Aunque los agentes de la Guardia Civil se presentaron en el número 19 del paseo del Generalife de Huércal de Almería pocos minutos después de ser alertados por los vecinos que escucharon gritos de auxilio, cuando llegaron al dúplex encontraron ya muerta a Toñi, de 33 años, quien acababa de ser degollada por su ex pareja, un compañero del almacén agrícola en el que trabajaba y con quien había mantenido una breve relación sentimental.

El hombre, de 31 años, con antecedentes por violencia de género a otras mujeres, según ha informado la Subdelegación del Gobierno, fue detenido poco después en las inmediaciones de la casa, en una urbanización de clase media alta de esta localidad de 17.000 habitantes de la zona metropolitana de Almería.

Según el alcalde del municipio, Ismael Torres, cuando fue arrestado el individuo tenía el cuerpo “cubierto de sangre de arriba abajo”.

Aunque el suceso ocurrió sobre las 7,40 horas, la zona permaneció acordonada por la Guardia Civil durante toda la mañana. A las 13,30 todavía trabajaban en el dúplex donde residía la fallecida los agentes de la Policía Científica, y el parque frente al que se encuentra la casa, que cada domingo suele llenarse de críos y familias, se encontraba vacío, custodiado por la Benemérita y la Policía Local.

Según el alcalde, quien ha acudido al lugar del crimen, “parece ser que el hombre ingresó la noche del sábado en el Complejo Hospitalario de Torrecárdenas de Almería y la mañana de este domingo se ha escapado, ha ido a casa de la fallecida y la ha degollado”. Las primeras hipótesis apuntan a que el hombre no habría aceptado el cese de las relaciones que había decidido la mujer.

El vecindario, como toda la localidad, según el alcalde, se encontraba consternado por el crimen. Y más aún porque Toñi, quien vivía en Huércal de Almería desde hacía “cuatro o cinco años”, según algunos de sus vecinos, en el municipio, era muy querida en el vecindario.

“Era una niña muy bonica, formal, trabajadora y la queríamos mucho, hasta el punto de que los niños del barrio la llamaban ‘tita Toñi'”, dice Charo, una de sus vecinas, quien parecía no acabar de comprender cómo fue posible que la joven hubiera mantenido relaciones con “ese hombre”, a quien define como “bajo, calvo y con cara de loco”.

El presunto homicida era, según dice María, otra vecina del barrio, amigo de una ex pareja de Toñi, y en los pocos meses en los que habían mantenido una relación, a finales del año pasado, solían verlo sentado en un banco frente a la casa de la mujer, esperándola, antes de cada cita. Aunque algunos vecinos, como María, creían que él era magrebí, por su aspecto, fuentes de la investigación han confirmado que es español y que vive en Almería, aunque no en la misma población que la joven.

Toñi, que era soltera, se trasladó hasta Huércal de Almería para vivir cerca de su hermana María del Mar, quien reside con su marido y sus dos hijos en otro dúplex, casi puerta con puerta, con la fallecida. Su familia procede de Canjáyar, un pueblo de poco más de 1.300 habitantes de la Alpujarra almeriense, a apenas 30 kilómetros de Huércal, donde todavía viven sus padres. De hecho, su padre y su madre, muy unidos a sus dos hijas, solían visitarlas hasta dos y tres veces por semana para verlas a ambas y a sus dos nietos.

El delegado del Gobierno central en Andalucía, Antonio Sanz, ha manifestado que la víctima no había presentado ninguna denuncia contra el presunto autor del crimen, por lo que ha hecho un llamamiento para que la responsabilidad de denunciar sea asumida “por toda la sociedad y no solo por parte de las víctimas”.

También la Junta de Andalucía, a través del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), ha expresado su “más profunda repulsa” ante el que, de confirmarse, sería el primer caso mortal de violencia de género de este año en la comunidad andaluza. “Ese agresor se ha creído propietario de una mujer, a la que ha llegado a quitarle la vida, y sobre él debe recaer todo el peso de la ley y todo el rechazo de la sociedad y de las instituciones, que debemos mostrar absoluta unidad ante la violencia de género y el machismo que la sustenta”, expone el IAM en una nota.

Este organismo ha pedido también la máxima colaboración social para apoyar a las víctimas y a sus familias “para que den el valiente paso de pedir ayuda”.

El Ayuntamiento de Huércal de Almería ha convocado la mañana de este lunes una concentración ante las puertas de la casa consistorial en la que se guardará un minuto de silencio para condenar lo ocurrido.

Apuñalada por su ex novio en A Coruña

Ese fin de semana otra mujer ha sido víctima de la violencia machista en Carballo (A Coruña) . Un hombre fue detenido por apuñalar en tres ocasiones a su expareja en la madrugada de este sábado después de que ésta saliera de un bar de copas tras participar en una cena de empresa con sus compañeros de trabajo.

Según fuentes cercanas a la investigación, la víctima había salido con sus compañeros de trabajo y, posteriormente, habían ido a un bar de copas de la localidad a tomar algo. Fue al salir de este local cuando se encontró con su expareja, quien se ofreció a acompañarla hasta su vehículo, según informa Europa Press. Fue al llegar al coche cuando su expareja le asestó tres puñaladas, concretamente en la zona del hombro y de la mama. Acto seguido, el agresor se dio a la fuga.

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron la Policía Local, la Guardia Civil y personal sanitario, que auxiliaron a la víctima. Ésta, que estaba consciente y que se encuentra fuera de peligro, aseguró a la Policía Local y a la Guardia Civil que no sabía muy bien lo que había ocurrido durante el tiempo que les llevó llegar al coche desde el local de copas.

La mujer no ha querido presentar denuncia contra su agresor, quien ha sido detenido este domingo por la mañana por un delito de violencia de género y por el que por la tarde ha ingresado en prisión preventiva.