Foro Servimedia Comunicación ‘Violencia de Género: escenario actual y soluciones contra esta lacra’

Ana María Pérez del Campo Noriega participa en el Foro Servimedia Comunicación ‘Violencia de Género: escenario actual y soluciones contra esta lacra’. 

Foto de Familia “15 de las 56 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas en 2014 habían presentado previamente una denuncia por maltrato, esto evidencia el fallo en la detección del riesgo y la seguridad de las víctimas”

  • La subdirectora de Asistencia a las Víctimas de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid, Elena Granados, aboga por orientar las campañas de concienciación a que no se oculte el maltrato, más que a denunciar
  • Ana María Pérez del Campo, Presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres separadas y divorciadas advierte que visibilizar el problema es esencial para luchar contra él. Es esencial pedir ayuda y contarlo.

  • Representantes del tejido asociativo abogan por abordar el problema en su origen e iniciar la concienciación en la etapa escolar, “desde las escuelas infantiles”
  • El Foro Servimedia Comunicación ‘Violencia de Género: escenario actual y soluciones contra esta lacra’ reúne a representantes de la Administración, las fuerzas de seguridad y el tejido asociativo

 

“No debemos animar a las víctimas de violencia de género a denunciar si no podemos garantizar su protección al 100%”. Así lo ha subrayado la subdirectora general de Asistencia a las Víctimas de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid, Elena Granados, en el transcurso del Foro Servimedia Comunicación ‘Violencia de Género: escenario actual y soluciones contra esta lacra’, que ha tenido lugar este viernes en la sede de Servimedia y que ha reunido a representantes de la Administración, las fuerzas de seguridad y el tejido asociativo.

Una afirmación que viene haciendo la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas desde hace años. Es fundamental salvaguardar la seguridad de la víctima por encima de todo. Tal y como ha denunciado  la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres, Separadas y Divorciadas (FAMSD) y vocal del Observatorio Estatal contra la violencia doméstica y de Género, Ana María Pérez del Campo, de las 56 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas durante el año 2014, 15 habían presentado previamente una denuncia por maltrato. Una triste realidad que evidencia que los informes policiales minusvaloran en muchas ocasiones el riesgo real que corren las denunciante, asegura.

Granados ha advertido además, de que las denuncias incrementan exponencialmente el riesgo para la víctima y que, por tanto, no se deben incentivar si no se puede garantizar por completo la seguridad de la denunciante. En este sentido, abogó porque las campañas institucionales de concienciación dejen de orientarse a promover que las mujeres maltratadas denuncien e incidan en que no oculten su situación y la comuniquen, preferentemente a profesionales, como por ejemplo su médico.

Ante estas afirmaciones en base al aumento de peligrosidad de las mujeres cuando denuncian y las de Ana María Pérez del Campo Noriega sobre la no eficacia en la detección del riesgo real de las mujeres víctimas de violencia de género, la jefa de la Unidad de Atención y Protección a Familias (UAPF) de la Policía Local de Madrid, Marta Fernández Ulloa, ha admitido que las fuerzas de seguridad “no somos infalibles”, pero también ha puesto en valor los avances que se han producido en los últimos años y que han permitido poner a disposición de las víctimas recursos especializados para su atención y protección, según ha asegurado.

“A nivel municipal tenemos una amplia red de servicios especializados que permiten que una mujer víctima de violencia de género pueda ser atendida en solo 72 horas, sin necesidad de que medie denuncia previa, y derivada al recurso que necesite: atención psicológica, acceso a vivienda, proceso de reinserción social…”, ha precisado la agente.

Servicios que son insuficientes para la realidad de la mujer víctima de violencia de género, que año tras año deja numerosos asesinatos, asegura la presidenta de la FAMSD, que también insiste en que no se aporta la ayuda necesaria para la eliminación de la violencia de género. “Uno de los puntos del comunicado emitido por las Organizaciones que trabajamos en Violencia de Género, ante la presentación de la denominada Estrategia Madrileña contra la Violencia de Género por el Gobierno de la Comunidad de Madrid,  señala que no se ha contado en su elaboración con la participación de las Organizaciones de Mujeres especializadas desde hace años en denunciar, prevenir y a atender a las víctimas de violencia de género. El Gobierno del PP sin embargo suprimió el Consejo Asesor de la Mujer, como el resto de los Organismos de participación ciudadana en la Comunidad de Madrid. Además, el Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Cristina Cifuentes, no ha incluido en los presupuestos para 2016, financiación para desarrollar la actuaciones anunciadas contra la violencia de género”, dice.

“Hay que hacer mucho más”, ha admitido la responsable de Asistencia a las Víctimas de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid, Elena Granados. “Hay muchas mujeres que están sufriendo aunque no sean asesinadas y hay que hacer que confíen en que toda la sociedad les va a ayudar”. Para ello ha recalcado que hay que mejorar los procesos a los que se enfrentan cuando denuncian su situación porque, en su opinión, persisten situaciones de ‘maltrato institucional’. “Muchas veces no denuncian porque enfrentarse al proceso judicial que ahora mismo existe es un calvario”.

LA EDUCACIÓN COMO SOLUCIÓN

En el año 2011 Naciones Unidas llamó la atención a España por no gestionar de forma correcta los indicadores referidos a violencia de género. Y no fue hasta el año pasado cuando las fuentes estadísticas españolas sobre este asunto incorporaron información sobre la violencia ejercida sobre mujeres con discapacidad, una cohorte de población en la que se ubican nada menos que 2,5 millones de mujeres. Para Isabel Caballero, coordinadora de la Fundación CERMI Mujeres, estos datos avalan su denuncia de la invisibilidad a la que se somete a las mujeres con discapacidad que sufren violencia de género.

La actualización estadística culminada el pasado año ha revelado que entre el 10% y el 14% de las mujeres asesinadas por violencia de género en España tenían alguna discapacidad reconocida, “lo que probablemente haga que ese porcentaje sea algo mayor si agregamos las que no la tienen reconocida”, ha matizado Caballero. Unas cifras que, en opinión de la coordinadora de la Fundación CERMI Mujeres, deben llevar a las autoridades a incorporar la situación de las mujeres con discapacidad a las estrategias contra la violencia de género, en forma de análisis estadístico soluciones integrales y presencia en las campañas institucionales.  “Las víctimas con discapacidad se enfrentan a problemas más graves a la hora de denunciar a su agresor”, por lo que reclamó que cada vez haya más profesionales especializados en atender a esta parte de la sociedad.

Para Ana María Pérez del Campo, que lleva más de 25 años peleando por el reconocimiento y la protección de los derechos de la mujer, visibilizar el problema es esencial para luchar contra él. “De la violencia de género tenemos que hablar continuamente porque estructura la sociedad y la estructura indebidamente”, ha afirmado durante el Foro.

“Los crímenes de la violencia de género hay que contabilizarlos como los del terrorismo de ETA porque las víctimas no son únicamente las mujeres, sino también los hijos, pues hay una transmisión de referentes que condicionará su comportamiento en el futuro”, ha advertido la activista. Por ello, la presidencia de la FAMSD ha planteado que el problema se aborde en su origen, “desde las escuelas infantiles y durante todo el proceso educativo”.

En una línea similar se ha manifestado David Kaplun, portavoz de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE). “La violencia de género no es un problema de mujeres, es un problema de derechos humanos y es necesario el compromiso de todos para erradicarlo”.

Kaplun ha incidido también en la importancia de la educación para desterrar los comportamientos machistas más arraigados en la sociedad y construir “un nuevo patrón de masculinidad”, y ha abogado por un Pacto de Estado, que implique a todas las capas de la sociedad para hacer frente al problema de la violencia de género.

La jefa de la Unidad de Atención y Protección a Familias de la Policía Municipal de Madrid también ha recalcado la importancia de la educación y la conciencia social para prevenir posibles episodios de violencia. “Es clave detectar los casos antes de que haya un asesinato, por eso hay que incidir en acabar con esa violencia invisible que escapa a los profesionales. Y educar en igualdad contribuye a visibilizar la violencia”, ha explicado.